octubre 02, 2018

Cómo convertir tu pasión en un proyecto realizable

20029-proyectos-blog.jpeg

Hoy en día es muy fácil mostrarle al mundo lo que haces. Las redes sociales se han convertido en el instrumento perfecto para casi cualquiera que necesite decir hola, esto es lo que hago y me encanta.

 

Puedes conectar con infinidad de proyectos, ideas, encontrar casi lo que sea y descubrir una enorme cantidad de maravillosas personas que parece que se la pasan bomba viviendo de sus fantásticas ideas y una vida sacada de revista; convirtieron su pasión en un proyecto de vida y trabajo.

 

Y cómo olvidar los nuevos títulos que se pueden adoptar: desde bruja contemporánea especialista en alinear la vida con piedras, ex fashionista y gurú del minimalismo, filósofo itinerante y creador de experiencias extremas, experta en hierbas y hongos mágicos, especialista en nutrición y ninja del chacra, marketer y gurú de viajes alternativos musicales y una lista enorme y colorida donde TODOS podemos ser algo.

 

Entre más extravagante se escuche, mejor.

 

Es muy subjetivo hablar de gustos o especializaciones formales, pero lo que hoy vamos a tomar en cuenta es el acto de convertir tu pasión en un proyecto realizable.

 

(Rentable es otro tema para después).

 

Sí, ese llamado que tienes desde hace años: el nuevo, el de la crisis de vida, el de redención, el de resurgimiento como ave fénix, el necesario y urgente o ese bien pensado, concreto, honesto y deseado.

 

Definitivamente si estás tocado por los dioses con un TALENTO que te sale por los poros en el segundo uno que te levantas, es casi seguro que tu pasión tenga el potencial de convertirse en un gran proyecto.

 

Ya estás del otro lado.

Porque sí, hay público para todo… hasta para lo menos pensado.

 

Para entender cómo convertir tu pasión en un proyecto realizable, les comparto estos 3 puntos que son sólo una parte de lo que he experimentado, luego hablaremos de otros más.

 

CAPACIDAD DE ANÁLISIS.

 

Hay que darse un buen paseo de análisis y auto conocimiento para definir: ¿Qué es lo que podría estar haciendo por horas? ¿Siempre lo he disfrutado? ¿Lo hago bien? ¿Cómo me quiero sentir al hacerlo? ¿Por qué quiero hacerlo? ¿Qué es lo que más me define? (a mí, no lo que me han construido los demás) ¿Le aporta sentido a mi vida?

 

A veces alguna crisis es un excelente detonante para responder lo anterior o a veces todo lo contrario.

 

Es mejor intentar y volver las veces que sean necesarias a cuestionarse a quedarse con la duda, porque muchas veces ese “estado de duda” no significa que no se tengan las mínimas capacidades para auto analizarse, simplemente es un lugar cómodo, aprendido y conveniente… y es riquísimo estar ahí.

 

Hacer una evaluación personal es un buen termómetro para distinguir entre un hobbie o una verdadera pasión-vocación donde tengas talento y lo uses a tu favor; más que dejarte llevar por una moda o imitar lo que hace la "vecina" porque ves lo "exitosa" que es o por pensar que ahí está el dinero. 

 

Por ejemplo: puedes tener multi –gustos o pasiones, pero pueden ser más un hobbie pasajero que algo a lo que realmente te quieres dedicar y tengas la paciencia para hacerlo realidad.

 

Entre más específicas son las respuestas, más específica será esa gran idea de proyecto.

 

 

HACER UN BUEN PLAN (AUNQUE CAMBIE EN EL TRANSCURSO)

 

Posiblemente hoy tienes otro trabajo –que te gusta o no- pero es el medio para pagar las cuentas. 

Cuando el deseo es muy grande, pero de verdad MUY GRANDE hay personas que pueden, dejan y arriesgan todo para dar el cien por ciento del tiempo para convertir esa pasión en realidad.

 

Pero no siempre se puede poner toda la carne en el asador, habrá que hacerlo por pasos, por ahorros y con lo que se mueva.

 

Lo que sí se puede hacer es un plan por horas, a la semana, por meses o metas concretas anuales.

 

Entre más te pongas metas –que sean realizables, porque si superan tu realidad actual esa pasión nunca será un proyecto realizable- y sólo dirás constantemente:

Quiero, pero no puedo, no tengo tiempo; eso que deseas nunca podrá ver la luz para ser un proyecto real.

 

Entre más inviertas en ti, en tu autoconocimiento, también.

 

Lo padre de tener un plan es que establece un destino, un por qué –que puede cambiar mucho en forma- pero te organiza para poner planes de acción con lo que tengas a la mano.

 

PONER EN PRÁCTICA EL AMOR PROPIO

 

Muchas veces tendrás que poner en práctica ser tu propia porra, confidente, grupo de apoyo y todo al mismo tiempo.

Tienes que quererte mucho.

 

Ponerse a emprender no es para todo el mundo, hay sacrificios, disciplina, cansancio y etapas de frustración que son claves para no tirar todo en un berrinche porque no es cómo tú te lo imaginabas.

 

El análisis detallado en cada fracaso -sé que sonará a frase de libro- pero DE VERDAD son los momentos más ricos y valiosos al momento de perseguir un sueño, resultado o lo que se esté buscando. Muchas veces hasta supera el fin en sí, quiero decir... ya que pasas un bache, se vuelve a repetir el ciclo con otros cuestionamientos y retos distintos.

 

Hay que tener muy claro que contarás con los dedos las personas que de verdad entenderán por qué haces lo que haces, y si quieres reconocimiento y aplausos en el camino, posiblemente lo que necesitas es otra cosa y no el placer y crecimiento de hacer realidad algo tan tuyo y personal.

 

Te debes de tratar muy bien, aprender a escuchar de los que puedan aportarte más experiencia y claro, aprovechar y agradecer a todas esas personas que saben perfectamente tus batallas y empeño por lograr tus sueños.

 

Convertir tu pasión en un proyecto realizable es una experiencia que hoy puedo afirmar que es simplemente enriquecedora (no hablo de dinero, que eso, es y será siempre una consecuencia).

 

Además de estos tres puntos, para mí practicar la curiosidad y creatividad desde otra perspectiva (Porque daba por hecho que el diseño gráfico que es mi profesión de hace años ya cumplía mi dosis de exploración y creatividad) ha sido todo un viaje que me ha sacado de mi zona común.

 

Me ha puesto en caminos nuevos, en una etapa de vida distinta que crea otros proyectos, que hacen un blog, que me dan sentido diario y que mantienen mi mundo interno en movimiento… yo creo que hasta querrán hacer un nuevo curso pronto de todo esto.

 

¡Nos vemos en el siguiente artículo!