abril 28, 2015

PALETAS DE FRESA CON ANÍS Y MENTA + IDEA CON SOBRANTE

Nada más fácil como unas paletas de hielo caseras para este calor. Desde niña no lleno un molde para paletas y es un buen postre para el antojo de media tarde. (Todo bien hasta aquí). Pero la realidad es que no todo salió bien.

Después de mi berrinche que hice en mi cuenta de Twitter con el tema de las fotos para este post. Entendí que lo difícil no es hacer las paletas, el reto verdadero es poder estilizar una toma fotográfica decente antes de que se derritan todas y dejes pegajosa toda la cámara; al mismo tiempo que limpias varias veces el plato, tocan a la puerta y te entra una llamada telefónica. No son las fotos que esperaba, pero fue un buen ejercicio para "tolerar la  frustración". Pensé no publicarlo, pero ¿Por qué no? Nada es perfecto, así que intentaré enamorarte por el sabor.

Esto es lo que aprendí:

1.No comprar cualquier molde

Me enamoré de un molde de paletas muy económico pero no fue fácil sacarlas por las forma. Tengo que comprar los clásicos de paletas rectangulares, son más bonitos y prácticos.

2.Es momento de planear un curso de fotografía de alimentos

No es fácil tomar fotografía de nada que esté súper caliente (Humo del jarabe) y menos paletas de hielo o cualquier alimento que cambie su estado físico rápidamente. Se necesita actuar muy rápido, las hojitas de menta se manchaban de lo que derretía la paleta... Por eso la foto está más austera, sin decoraciones, heché a perder casi todas. ¿Ya mencioné que lavé el plato 5 veces?

3.Que no todo está perdido

Experimenté con algo de anís y me encantó el resultado. Además transformé el sobrante de la mezcla de las paletas y fue lo mejor.

4.No ser egoísta

Últimamente compro algo, cocino extra y le digo a mi marido ¡Es para el blog!. Tengo que hacer porciones extra y dejarlo disfrutar de las mismas. Él es mi fan número uno.

RECETA:

2 1/2 t. de fresas

Para el jarabe: 

Menta fresca

Miel

Estrellas de anís

PREPARACIÓN:

1.En una cacerola a fuego lento agregamos una taza de agua, miel al gusto, dos o tres de estrellas de anís y hojas de menta. Disolvemos todo a fuego lento hasta hacer un jarabe. Notarás como el anís despliega su suave aroma y se funde con la frescura de la menta y el cuerpo de la miel. Si te gustan otras especias o tienes alguna vaina de vainilla natural ¡Atrévete! dale tu toque personal que perfume tu cocina dándole una pausa a un día rutinario. ¿Un toque aventurero? Hace días encontré una receta que añadió semillas de chía a una paleta de frutas.

2.Retiramos las estrellas de anís y agregamos nuestro jarabe a la licuadora junto con las fresas.

3.Puedes apartar algunas hojitas de menta y fresas en trozos para colocarlas en las paredes del  molde para que sea el factor sorpresa en cada mordida. Llena tu molde y al congelador.

 

Esto es lo que sucede si no trabajas rápidamente en las fotos. Probé con hielos y fue peor, todas las paletas "patinaban sobre hielo" y se movían de un lado a otro, casi a propósito. Lo mejor de todo es que probé una nueva charola de Ensamble que me encanta como quedó con un look vintage fenomenal ¡Muy pronto la presentaré completa!

¿Qué hice con el sobrante?

En este blog y en casa nada se desperdicia, usé el sobrante para hacer unos "mini shots" de fresa agregando un toquecito de ron y decoré con las estrellas de anís que previamente retiré de nuestro jarabe anterior. Quedaron espectaculares de sabor y de estilo sobre los portavasos de Ensamble. Así de fácil podemos hacer algo súper fresco hecho en casa.