octubre 26, 2016

UNA VUELTA POR ORLANDO (PARTE 2)

14254-piso-y-perro.jpeg

En el post pasado les contaba con algunas imágenes la primera parte de este viaje. ¡Nos faltaba dar un vistazo al interior de la casa!

15898-interior.jpeg

37463-espejo.jpeg

Muy conservadora y con colores cálidos que se mezclan de intensos rojos, es un cómodo espacio bien distribuido. Estas son mis partes y detalles favoritos que a mí y a la cámara nos llamaron la atención.

El estilo de las ventanas está totalmente renovado. Me encanta este estilo de persianas venecianas de madera en color blanco, son un marco perfecto y llenan de estilo cualquier estancia.

20733-persiana.jpeg

El estilo de estas persianas logran un punto de atención que aumenta el tamaño del espacio y reparte la luz perfectamente agregando personalidad y equilibrando los colores al rededor.

Aquí son muy caras, pero me imagino abriéndolas de par en par con un pay de manzana enfriándose como clásica película americana – ya me vi – hasta un par de mariposas revoloteando por ahí. Pero lo pronto me conformo con comprar un pay de manzana en Costco y ventilar mi pay sobre el patio de mi lavadora.

¿En dónde estábamos?

En el comedor

17215-painting.jpeg

90445-pintura.jpeg

Nunca he pensado en buscar alguna reproducción de litografía, soy más de fotografía; pero ahora que estoy decorando mi casa me encantaría probar y aventurarme con un estilo más artístico y clásico. 

Siempre estará photoshop para probar, hacer montajes y hacer un mood board para encontrar nuestro estilo y colores como el ejercicio que les contaba aquí.

(Foto abajo) Siempre me llama la atención la historia que reflejan este tipo de escenas como estas damas sentadas...

¿Están tramando algo? ¿A quién esperan? ¿Serán familia? o simplemente están en una larga y calurosa tarde de verano en los años 20´s pensando en su aburrida existencia.

19170-interior2.jpeg

La banca me encantó, sencilla, muy clásica y las tonalidades de la madera contrastan con los colores cálidos del espacio.

Soy algo reservada para los colores fuertes si no tengo buena luz (nunca pensaría en rojo), pero los tonos cálidos en esta casa creo que logran un perfecto equilibrio con los “descansos” blancos de las ventanas y las molduras blancas a mitad de las paredes. Hacen un balance simétrico y baja la temperatura del rojo.

Esta es una regla sencilla y fácil para mezclar colores casi como un profesional.

21469-orlando-2.jpeg

Y para bajar la temperatura del color rojo, la podemos refrescar en este lago.

16809-cola-langosta.jpeg

Y ya entrados en estilos y colores rojos, nos pusimos españolas con harto polvo de pimentón de la Vera para preparar esta cola de langosta.

Seguí paso a paso a esta delicia: jugosa, aromática, tierna y con suave olor a mantequilla; especiada con romero, ajo, sal y pimentón dulce, fue un deleite total.

60570-mesa.jpeg

En esta otra ocasión preparamos una fiesta de chuletas de cordero a las brasas. Acompañadas con espárragos, ensalada y camotes dulces horneados con ajo, aceite de olivo y romero; mis favoritos para el otoño.

12108-vista.jpeg

¿El corazón de la casa es la cocina? pues sí, pero el baño tiene lo suyo… teníamos que verlo. ¡No siempre me sumerjo en una tina de hierro antigua completamente restaurada!

Fue mi momento para sentirme como una de las mujeres del cuadro de arriba. 

Las luces eran complicadas y no cargué con flash para este espacio, pero aquí mis mejores tomas.

56791-bano-2.jpeg

Las fabulosas patas de garra que se elevan sobre este hermoso piso geométrico de pequeños azulejos me enamoró por completo. Tengo muchas fotos de distintos ángulos pero este post quedaría más largo de lo que ya lo es.

10754-piso.jpeg

Definitivamente este piso bonito merece otra foto para verlo de nuevo.

19967-city.jpeg

Me encanta descubrir espacios con distintas personalidades, me dan ideas y mezclas como me gustan que llevo de alguna manera al diseño gráfico y a mi casa.

Pero lo que necesitaba con muchas ganas era paz. 

Salí a ver los lagos y divagar un poco con planes mundanos pensando en mi retiro… Pero desafortunadamente todavía no puedo jubilarme, me queda mucha pila y trabajo por hacer.

No perdí la oportunidad de quedarme sentada sobe el pasto, viendo a la nada por un rato, respirando profundamente hasta que se me inflaran los pulmones y sentirme más viva que nunca. 

¡Gracias Orlando!, gracias, mi alma descansó un buen rato.