noviembre 19, 2015

FÁCIL SALMÓN CON SETAS Y SALSA TERIYAKI

¿Rápido y entre semana? sí, eso es lo que muchas veces busco...al cocinar claro. La comida lleva su tiempo y si por aquí hay personas que les toca la cocinada saben a lo que me refiero.

Este salmón parece complicado pero no lo es. Se arma en menos de 20 minutos. Así que saquen esa charola o sartén para el horno y a estilizarlo con los vegetales que tengan.

Yo utilicé de esas salsas ya preparadas que venden estilo teriyaki, setas y lo que me fui topando en mi desastre de despensa que siento que podía resaltar los sabores. 

Este salmón al horno es:

-Rápido

-Rico

-Ligeramente dulce

-Suave

-Aromático

Como me gusta aprovechar el horno cuando lo prendo, agregué en otro sartén papas, aceite de olivo, sal y romero. Me encanta como unas simples papas se llenan de estilo y romanticismo con sólo unos pequeños cortes distintos.

Preparación:

1.En un sartén o charola para hornear: engrasar con aceite de oliva y colocar el salmón

2.Barnizar con la salsa teriyaki, agregar sal al gusto y un toque de especias favoritas o hierbas aromáticas frescas

3.Agregar setas o champiñones

4.Añadir un toque de jengibre fresco rallado

5.Hornear durante 15 minutos aproximadamente a 280-300 grados. Yo a la mitad de tiempo de di la vuelta para prevenir que se pegue en el sartén de hierro. Agregué un toque de limón y jitomate fresco.

Una comida que parece complicada no debería de tomar toda la mañana. Yo no puedo darme siempre ese lujo; tengo mucho que hacer y seguro muchos de Ustedes están en esa situación.

La ventaja de darse el tiempo de cocinar (cuando se puede) es estar un momento con la mente en blanco, a solas con los aromas y descubriendo nuestras ideas y pensamientos.

¡Con una rica comida vengan los pendientes todo el día!. Bueno, si me llaman a las 6:00 pm cuando el efecto ya me pasó y el estrés quiere hacer de las suyas, seguro no pensaré lo mismo.

Pero así es la vida, se construye de momentos.

 

No hago un plan de comidas mensuales ni surto mi despensa por el blog. Compro ofertas, preparo con lo que tenga en el refri y a la mano.

Esta parte de malabarista se ha dado sola por que es parte de mi vida diaria y disfruto todo su lado visual como el diseño. No siempre las recetas tienen los ingredientes perfectos por que no soy chef y no tengo estudios de cocina, pero creo que lo ideal es probar de todo; estimular los sentidos con las especias y dejar que se asome nuestro lado de juego para hacer nuestras propias mezclas. 

Y así, entre esta receta de salmón llena de color y las horas detrás del diseño, se me van los cortos días buscando las respuestas a la vida, y como no llegan, me conformo por lo pronto con seguir cocinando.